Índice

Contexto Datos de ACV Esta página Bases de datos disponibles

Sistema de Información Territorial en Accidente Cerebrovascular (SITAC)

Contexto

El accidente cerebrovascular agudo (ACV, en adelante) ha sido definido, por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el rápido desarrollo de signos focales o globales de compromiso de la función cerebral, con síntomas de veinticuatro horas o más de duración o que lleven a la muerte, sin otra causa que el origen vascular [1].

En Latinoamérica existe un subregistro de la misma, por lo que se podría subestimar su impacto. Sin embargo, Colombia ha sido pionera en la región en los estudios epidemiológicos: el estudio de Silva y colaboradores de 2006 muestra que el ACV ocupa el cuarto lugar en causa de mortalidad en Colombia [2]. En países de ingreso económico alto, como Estados Unidos, en donde el registro está mejor controlado, esta enfermedad es la quinta causa de mortalidad y una de principales causas de discapacidad en adultos.

Además de las consecuencias de estos eventos en mortalidad, discapacidad, deterioro físico, disminución de la calidad de vida, pérdida de la independencia física y mental, entre otros, se deben considerar sus implicaciones en términos costos económicos, lo cual hace que sean relevantes los avances que se puedan dar en el diagnóstico y tratamiento temprano de la misma [2].

Según el Observatorio Nacional de Salud de Colombia, en su informe del primer semestre de 2014 [5], la tasa de mortalidad por enfermedad cerebrovascular es la tercera más alta para la población colombiana, con alrededor de 27 muertes por cada 100.000 habitantes, únicamente superada por la enfermedad coronaria (64,6/100.000) y la violencia interpersonal (40,5/100.000). En Colombia, desde 1983 y hasta la fecha se han realizado intentos por caracterizar la enfermedad cerebrovascular aguda encontrando tasas de prevalencia crudas de 9,6 por cada 100.000 habitantes para zonas urbanas y de hasta 4,1 por cada 100.000 habitantes para zonas rurales [6]. No obstante, estudios locales, y en la región de Santander, han encontrado tasas crudas prevalencia aún más altas, llegando a 19,9 por cada 1.000 [7]. Por otra parte, un estudio de Díaz y Ruano, en 2011, muestra que existe un desconocimiento importante de los síntomas de ACV en la población, incluso en aquélla con mayor riesgo como hipertensos y diabéticos [8].

Silva, Arenas y colaboradores [9] estudiaron los factores asociados a la consulta tardía en pacientes con enfermedad cerebrovascular, encontrando que la relación entre el tiempo de inicio de los síntomas y la consulta de urgencias se asocia a factores sociodemográficos, culturales y de la gravedad de los síntomas iniciales. Según este estudio el tiempo medio de consulta al servicio de urgencias tras presentar síntomas que sugieren un ACV agudo fue de 17 horas y 48 minutos, con tan solo el 22,8 % de los pacientes ingresando en las tres primeras horas del inicio de los síntomas. Los esfuerzos realizados por brindar una atención oportuna, en términos de diagnóstico y tratamiento, se expresan en la reducción de la mortalidad, discapacidad y eventos evitables producto de la enfermedad cerebrovascular.

El ACV puede ser de dos tipos: isquémico y hemorrágico. Cada uno tiene un tratamiento diferente, el cual debe ser determinado por un experto [10]. El de origen isquémico representa el 87 % de los casos y se ha demostrado que la administración oportuna de trombolíticos o medicamentos que buscan restablecer la circulación de la sangre en la zona afectada, a partir de eliminar la causa de la obstrucción, entre estos medicamentos se encuentra el activador tisular del plasminógeno (t-PA del inglés tissue plasminogen activator), es un tratamiento costo-efectivo que reduce la mortalidad y la discapacidad, especialmente si se inicia en la primera hora del ataque [11-13]. Sin embargo, no todos los pacientes son candidatos a este tratamiento, en especial si han pasado más de cuatro horas y media. Por otra parte, no todos los pacientes candidatos a este tratamiento lo reciben; por ejemplo, en Estados Unidos menos del 5 % de los pacientes que son candidatos lo reciben, lo cual suele ocurrir por la falta de especialistas en ACV agudo [10].

Por lo tanto, la evaluación temprana de pacientes con cuadro de ACV agudo, mediante imágenes de tomografía axial computarizada cerebral simple (TAC, en adelante) es primordial para la evaluación de pacientes con ACV agudo, y así poder descartar casos como el infarto cerebral extenso, para los cuales la administración de trombolíticos no es recomendada [14]. Adicionalmente, es muy importante la identificación de la arteria cerebral media hiperdensa que indica la presencia de un trombo intraarterial y dependiendo de su longitud puede ayudar en la escogencia del tratamiento, y colaborar en la determinación de las tasas de recanalización [15].

Teniendo en cuenta estos factores la evaluación temprana con TAC es indispensable antes de la administración intravenosa de trombolítico y debe ser realizada lo antes posible, como está manifestado en las guías de manejo clínico, con recomendación 1 y nivel de evidencia [16].

Datos de ACV

El Ministerio de Salud y Protección Social es el ente responsable de la recopilación de datos sobre la prestación de servicios de salud en el país. Para este fin se cuenta con el Registro Individual de Prestación de Servicios de Salud (RIPS, en adelante), usado para la obtención de información sobre las atenciones que aquí se reportan, provee los datos mínimos y básicos que se requieren para hacer seguimiento al Sistema de Prestaciones de Salud en el Sistema General de Seguridad Social en Salud. Los datos de este registro se refieren a la identificación del prestador del servicio de salud, del usuario que lo recibe, de la prestación del servicio propiamente dicho y del motivo que lo originó: diagnóstico y causa externa. Así mismo, RIPS incluye la información detallada de los 32 departamentos de Colombia y de Bogotá.

Para el análisis de las cifras de mortalidad por accidente cerebrovascular en Colombia se utilizaron los datos de las estadísticas vitales del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), entidad responsable de la planeación, levantamiento, procesamiento, análisis y difusión de las estadísticas oficiales de Colombia.

Esta página

Con miras en mejorar la atención que se da al ACV en Colombia, la Universidad de los Andes, con apoyo financiero del Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (COLCIENCIAS), realiza un proyecto que, entre otros objetivos, busca analizar y dar a conocer la situación de la atención del ACV en la población colombiana. Por lo anterior, esta página presenta una herramienta que busca ayudar a cualquier persona a obtener, de manera rápida, información útil y rigurosa sobre el ACV en Colombia.

Es por ello, que todas las gráficas son interactivas. Es decir, los filtros sobre los datos se aplican al momento de hacer clic sobre ellas. Por ejemplo, si se hace clic sobre una barra de Antioquia en el gráfico, esto hará que los demás gráficos muestren solo los datos relacionados con Antioquia.

Bases de datos disponibles

Partiendo del Registro Individual de Prestación de Servicios de Salud (RIPS) y los datos de las Estadísticas Vitales del DANE se recopilaron los datos con información referente al accidente cerebrovascular en el país. A continuación se presenta la información recopilada de estas bases de datos y la herramienta desarrollada:

Prestación de Servicios de Salud para accidente cerebrovascular isquémico entre 2011-2015:

Mortalidad para accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico entre 2011-2015:

Discapacidad causada por ACV entre 2011-2015:

Prestadores de servicios:

Referencias

  1. WHO: Stroke--1989. Recommendations on stroke prevention, diagnosis, and therapy. Report of the WHO Task Force on Stroke and other Cerebrovascular Disorders. Stroke 20:1407-1431, 1989.
  2. Silva FA, Zarruk JG, Quintero C, Arenas W, Rueda-Clausen CF, Silva SY, Estupiñán AM: Enfermedad cerebrovascular en Colombia. Revista Colombiana de Cardiología 13:85-89, 2006.
  3. Taylor TN, Davis PH, Torner JC, Holmes J, Meyer JW, Jacobson MF: Lifetime Cost of Stroke in the United States. Stroke 27:1459-1466, 1996.
  4. Bonita R: Epidemiology of stroke. The Lancet 339:342-344, 1992.
  5. Castañeda-Orjuela C, Chaparro-Narváez P, De la Hoz-Restrepo F: El Observatorio Nacional de Salud y la gestión del conocimiento en salud del país: Superintendencia Nacional de Salud, 2014.
  6. Saposnik G, Del Brutto OH, Diseases ftISoC: Stroke in South America: A Systematic Review of Incidence, Prevalence, and Stroke Subtypes. Stroke 34:2103-2107, 2003.
  7. Pradilla-Ardila G, Vesga BE, Leon-Sarmiento FE, Bautista L, Nuñez LC, Vesga E, Gamboa NR: NeuroepidemiologÌa en el Oriente colombiano. RevNeurol 34:1035-1043, 2002.
  8. Díaz Cabezas R, Ruano Restrepo MI: Conocimiento de síntomas y factores de riesgo de enfermedad cerebro vascular en una población urbana colombiana. Acta Neurológica Colombiana 27:195-204, 2011.
  9. Silva-Sieger F, Arenas-Borda W, Zarruk JG, Restrepo J, Bernal-Pacheco O, Ramírez S, López-Jaramillo P: Factores asociados al tiempo de consulta en pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica. RevNeurol 44:0259-0264, 2007.
  10. Kulcsar M, Gilchrist S, George MG: Improving Stroke Outcomes in Rural Areas Through Telestroke Programs: An Examination of Barriers, Facilitators, and State Policies. Telemed J E Health 20:3-10, 2013.
  11. Association of outcome with early stroke treatment: pooled analysis of ATLANTIS, ECASS, and NINDS rt-PA stroke trials. The Lancet 363:768-774, 2004.
  12. Meyer BC, Raman R, Hemmen T, Obler R, Zivin JA, Rao R, Thomas RG, Lyden PD: Efficacy of site-independent telemedicine in the STRokE DOC trial: a randomised, blinded, prospective study. The Lancet Neurology 7:787-795, 2008.
  13. Demaerschalk BM, Bobrow BJ, Raman R, Kiernan T-EJ, Aguilar MI, Ingall TJ, Dodick DW, Ward MP, Richemont PC, Brazdys K, Koch TC, Miley ML, Hoffman Snyder CR, Corday DA, Meyer BC, Investigators ftSDAT: Stroke Team Remote Evaluation Using a Digital Observation Camera in Arizona: The Initial Mayo Clinic Experience Trial. Stroke 41:1251-1258, 2010.
  14. Pexman JH, Barber PA, Hill MD, Sevick RJ, Demchuk AM, Hudon ME, Hu WY, Buchan AM: Use of the Alberta Stroke Program Early CT Score (ASPECTS) for assessing CT scans in patients with acute stroke. AJNR American journal of neuroradiology 22:1534-1542, 2001.
  15. Kamalian S, Morais LT, Pomerantz SR, Aceves M, Sit SP, Bose A, Hirsch JA, Lev MH, Yoo AJ: Clot length distribution and predictors in anterior circulation stroke: implications for intra-arterial therapy. Stroke 44:3553-3556, 2013.
  16. Jauch EC, Saver JL, Adams HP, Bruno A, Connors JJ, Demaerschalk BM, Khatri P, McMullan PW, Qureshi AI, Rosenfield K, Scott PA, Summers DR, Wang DZ, Wintermark M, Yonas H: Guidelines for the Early Management of Patients With Acute Ischemic Stroke: A Guideline for Healthcare Professionals From the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke 44:870-947, 2013.